Monólogo de un domingo delirante

Ha llegado la mera mera hora

Quiero prosa, política, visión y más.

Acá estoy. Decanto una jornada en conversaciones con líderes en las ecoaldeas de América y otras más con amistades de la vida.

Terraplanistas y Plandemia

Llega este momento de la historia. ¿Y se caracteriza por qué? Por la inmensa cantidad de información a la que podemos acceder desde la web.

Con esa información ocurre que nos damos cuenta que nuestros ancestros tenían la certeza que la Tierra era plana y comprendían el mundo claramente de esa manera. El relato cambió de un momento a otro.

Eso nos lleva a pensar en ¡EL RELATO!

Creo en la importancia de saber controlar nuestra mente y en aprender a dirigir nuestra atención hacia donde realmente es importante. Creo en la importancia de saber redactar nuestro relato con nuestras vidas.

¿Dónde es importante poner la atención?

Al final de todo lo aprendido, creo que tenemos que dirigir hacia dos lugares nuestra atención. En primer lugar hacia nuestro corazón compasivo, para sacar todas las ganas de erradicar el sufrimiento del mundo, de la gente, de quienes nos rodean y de nosotros mismos. Y en segundo lugar, es vital que pongamos nuestra atención en la interdependencia radical de todos los fenómenos. Esto es, en la íntima conexión que existe en todo, en que somos uno, en otras palabras o que tu felicidad es mi felicidad y que tu tristeza es mi tristeza.

Un querido amigo y ser de Luz me decía: «Todos los terraplanistas creen que la Pandemia obedece a un Plan y por tanto, son antivacunas». Como sería ese Plan que tiene la OMS y los grupos de poder ocultos. Baste ver que la industria de la guerra, al encarar la pandemia está invirtiendo en bio-nano tecnología para «Defensa».

¿En qué puede querer gastar Estados Unidos 780 mil millones dólares este año que ya salió de Afganistán? Lea de nuevo la cifra: 780.000.000.000 de US$ dólares.

Sí, tiene que poner dinero en seguir presionando a China y Rusia, pero US$ 780.000.000.000.- es suficiente dinero para poner algo en investigaciones relativas a las vacunas y experimentar. A la industria de la guerra le importa más la idea de mantener la supremacía en la toma de decisiones que el equilibrio, la sensatez y el amor a la vida. Obvio. El poder militar favorece la anexión de territorios y por tanto, el crecimiento económico.

La cuestión es que con mi amiga budista ZEN hablábamos que los terraplanistas son gente hermosa y de buen corazón, evidentemente, pero sus discursos no logran siquiera ser considerados en la discusión pública clásica.

¿Cómo podemos dialogar profundamente y lograr alianzas o compromisos eventuales en el interés de atraer cordura a nuestros mundos?

OPORTUNIDAD CON LA MÍSTICA DE BORIC

Pues ocurre que los que se definen de izquierda y pro-Boric están juntando fuerzas para realizar puerta a puerta e ir a buscar los votos de todos quienes solemos abstenernos.

Pues un nicho gigantesco de personas que nos abstenemos de votar se encuentra acá: en quienes realizamos ceremonias de cantos al agua, círculos de sonido, los terraplanistas, los plandémicos, los que cuestionamos el calendario gregoriano que honra a Julio César y a César Augusto y queremos una cuenta de tiempo regular como la que tenían la mayoría de los pueblos indígenas del mundo, los que izamos la bandera de la paz, los que dejamos de creer en la política y vamos a las ecoaldeas, los ecobarrios, al mundo vegano, animalista, a los centros de yoga, a los temazkales, a los encuentros arcoiris, a las huertas educativas, a las limpiezas de playas, a los tryambakam y a todo encuentro que nos vuelque la mirada hacia las comunidades conscientes… y hoy tenemos la oportunidad de ser escuchados por quienes desesperadamente suplican por el voto. Nunca antes han querido escuchar profundamente nuestras aspiraciones profundas y es posible que haya una gran oportunidad de dialogar.

Vuelve a ser importante el tema del RELATO.

Pues, el RELATO dominante es lo que está en cuestión, porque la manera normal de hacer las cosas es lo que nos está llevando al despeñadero. Y esta tribu Arcoiris nos caracterizamos por ser personas que hemos puesto oreja a cosmovisiones que ofrecen relatos del Origen o bien a cosmovisiones espirituales que ofrecen maneras de comprender el mundo que ponen al centro el Ser y la convivencia en armonía con todos los seres visibles e invisibles.

Entonces cuando hoy Camila Vallejos comenta las palabras de Andónico Luksic y señala que el problema es de productividad y crecimiento, ocurre que a nuestros ojos sus discursos convergen. Ambos; Camila Vallejos y Andrónico Luksic piensan igual cuando asocian el Desarrollo de los Pueblos al Crecimiento Económico y en esto nos distanciamos. En esto felicitamos a Fernando Salinas, convencional electo cuando exhibe las ideas de Decrecimiento en la  Convención Constituyente. Por nuestra parte hicimos lo mismo al dialogar con la Comisión de Administración y Presupuesto de la Convención y dialogarles sobre el cambio de Paradigma y sobre la Economía Sagrada o Economía del Regalo. Así de grande creemos que son los cambios que tienen que venir. Son cambios vinculados al cambio de hábitos, cambios en la manera de pensar y de ver el mundo, hablamos de un nuevo mundo totalmente distinto que está emergiendo en comunidades de práctica donde se practica la permacultura y se piensa holísticamente.

Comprendemos que Camila Vallejos quiere invitarnos a creer que Chile puede progresar evitando que la Economía sea eminentemente extractivista y que añada valor, para crecer «sustentablemente». Seguimos discrepando.

Nuestros referentes son los grandes sabios y ellos nos dirán en Oriente que el gran problema del mundo es la Idea de separación. Esa idea permite la idea de enemigos, de luchas y de guerras. Observamos que la palabra «Lucha» es romantizada y los ancianos Hopis de Oraibi nos invitan a desterrar, especialmente, esa palabra, nos invitan a dejar de luchar y a fluir. Entendemos también que la palabra fluir pueda causar malestar entre las personas prácticas y concretas. Pero lo decimos sabiendo lo que decimos, esta es la era en que la conciencia se amplía por la consideración del elemento agua y por tanto, los verbos asociados al agua son los que nos permiten salir del estancamiento. Somos agua y el estancamiento nos pudre. La sociedad está corrompida, es decir podrida y por eso tenemos que aprender a fluir, a soltar, a diluir y disolver las tensiones, a sanar, recordar la Fuente de todo, a curar y a limpiar. Todos los verbos relacionados al agua son los verbos que nos orientan en la acción consciente. Si vamos más allá en el pensamiento que nos ofrece la cosmovisión de la secuencia del cielo posterior que nos entrega el Libro de las Mutaciones o I-Ching, comprendemos que fluyendo vamos a la montaña, a aquietarnos y respirar en paz para descubrir los regalos de estar vivos. Pero eso es demasiado adelantar las cosas. Por lo pronto, ampliemos la consciencia limpiando las aguas.

No estamos separados, estamos unidos. Somos Uno. El Desarrollo o bien, el norte de una sociedad para alcanzar la paz social no tiene que centrarse en el crecimiento económico sino en poner al centro al Ser. Respondamos la pregunta ¿Quién soy? Eso es suficiente. En esta oferta de discursos sobre el progreso, el discurso oficial sea comunista o capitalista pone el centro en el crecimiento económico y en el bienestar material. El discurso sobre el buen vivir que se nutre de las cosmovisiones indígenas comprende que el buen vivir requiere un equilibrio con el mundo espiritual e invisible. Ese equilibrio se logra a través de los pagamentos o «pagos a la Tierra». Una vez que hemos hecho pagamentos y hemos logrado un equilibrio, recién entonces podremos hacer ofrendas al mundo espiritual. Eso entrega un sentido mayor a la existencia porque nos permite dialogar saludablemente con las autoridades del mundo espiritual.

Sabemos que nuestro relato es marginal. En la Permacultura valoramos los márgenes, los bordes, sabemos que allí se encuentra la vida. En el borde que separa el mar del continente, ¡allí se encuentra la mayor biodiversidad! En los márgenes están las respuestas a las interrogantes que la clase política no puede responder.

Somos sensatos. Comprendemos que este relato marginal no ha llegado a la audiencia televisiva, comprendemos que no existe interés por los grandes medios de comunicación masivos en darle visibilidad a quienes ponen al centro la Paz. En quienes definen la Paz como la esencia de lo que somos. Somos Paz. Recordamos los esfuerzos sobrehumanos de una productora que habló con todos los editores y periodistas de cada uno de los canales principales de Televisión para que cubriesen la Aldea de Paz realizada como parte integrante de la cumbre de los pueblos el 2019. La productora quedó anonadada y atónita por su fracaso. En toda su historia profesional nunca les sucedió que ningún medio de comunicación quisiese acercarse a registrar y visibilizar un hecho noticioso sobre todo, si era noble y esperanzador.

Somos sensatos, sabemos que no existe un interés masivo en la auto-transformación, sabemos que no existe capacidad de pensar que el mundo puede funcionar sin Estado o Democracia Representativa aunque ambos sistemas hayan demostrado un absoluto  y constante fracaso. Las comodidades materiales del día de hoy contrastan con una Madre Tierra que está enferma y que está con fiebres altas y con fríos tremendos. Hoy, la sociedad va directo al despeñadero porque no existe tendencia de frenar los modos de producción, más bien existe un consenso en acrecentar el crecimiento de la economía y comprendemos que el tema principal que los círculos de governanza tienen que hacer propios es el del agua. Escasea y la que hay está siendo contaminada. Todos los ríos, todos los mares están contaminados y el agua es la vida.

Nuestra reflexión sobre la contaminación

La basura nace de pensamientos basura. Simple. Meditemos para limpiar nuestras mentes. Aprendamos a controlar nuestras mentes y a nutrirlas de fe y esperanza. Volvamos a la bondad fundamental del ser humano y al buen humor.

La existencia de la idea de Estado hace que todos le exijan a esta gran entidad la solución de los problemas y por tanto, a las personas se les ha quitado el poder, se les ha quitado la creencia que nosotros somos la medicina. En nuestro cambio conductual está la solución y que ese cambio tiene que ocurrir ahora y que tenemos que buscar la impecabilidad. Quienes nos ofrecen un camino son los líderes de etnias originarias, especialmente de aquellas etnias que no fueron contaminadas por el hombre blanco.

Quizás en algún tiempo el Estado tuvo un rol. Todo es perfecto en el orden sincrónico pero todo ha cambiado. Estamos en otro momento diametralmente distinto. Estamos en una emergencia planetaria terminal. Estamos viviendo la profecía de los ancestros que vaticinaron que llegaría el día en que se abrieran las puertas para ordenar la casa, completamente.

¿Qué nos dicen los ancestros?

Poner al centro al ser y la convivencia en armonía con todos los seres visibles e invisibles. Esto se señala en el acuerdo logrado tras 4 años de encuentros ceremoniales y que lleva por nombre, un nombre infinitamente poderoso: Las Naciones Unidas del Espíritu.

¿Cómo proceder?

Instalar casas de buen pensamiento y nutrirlas con huertas, para provocar espacios de soberanía y gestar comunidades de aprendizaje. Simple y potente.

Pero antes, limpiarnos, curarnos y sanar.

¿Qué mas?

Ya hace sueño…

Buenas noches mundo.

Anónimus

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*