Un campamento de danzas en East Bay, California

Luna llena de septiembre.

Ano del mono de fuego. Tormenta espectral azul. Onda encantada del sol. Caminante del cielo cosmico.

Expreso mi gratitud a todos los danzantes por la fe que produce vivir la experiencia del extasis entregando estas palabras bajo la idea que el «shift» o el Gran Cambio, la profecia, o como se quiera llamar a esta revolucion amorosa que viene a restaurar el equilibrio con la Madre Tierra es una idea comunmente vivida como cierta por centenas de miles de personas alrededor del mundo. En California, lo oi claramente y hago sentido con esa afirmacion.

Vengo de vivir una experiencia que me trae a compartir palabras y esta vez siento el llamado a nombrar a Juan Marcos, a Roxana, Gilda, a Sarasvati Rain, Monica, Angeles, Bob y Judyth, Victor, Gayatri, Perry, Hazrat Inayat Khan, Samuel L. Lewis, Heather, Sadaya, Tao, Windsong, Sofia, Katherine, Rico, K, Jorge y especialmente a Catalina. Nombro a unos pocos dentro de una gran sangha que me ratifica el dia de hoy la alegria de haber encontrado esta medicina que entrega tanto sentido a la vida misma.

Comparto especialmente esta idea que las danzas de paz universal son una herramienta impresionante para unificar comunidades intencionales como ecoaldeas, centros de yoga y permacultura.

En un parque nacional muy cercano a Oakland nos reunimos en este campamento que es famoso por ser intimo y pequeno en relacion al de Mendocino que es el otro retiro de danzas de California. Sin embargo, vinieron lideres muy reconocidos y desde el viernes hasta el domingo estuvimos en un retiro compartiendo estas ensenanzas.

Por supuesto, las danzas de paz nos comprometen a vida con la paz del mundo, que implica a su vez el fin de la ignorancia y del sufrimiento para todos los seres de todos los reinos. En el fuego ceremonial esto nos fue recordado por un hombre mayor asumidamente Bodhisattva, que nos invitaba a asumir esa condicion. Ser un Bodhisattva implica tan solo un compromiso con el mas alto bien para todos los seres de todos los reinos. Yo comparto esa afirmacion, ese anhelo, rezo y creencia. Ha llegado el tiempo, creo que estas dadas las posibilidades para la gran transformacion y que esta aconteciendo de una manera magica y misteriosa.

Confluimos varios hispanoparlantes por lo que al parecer uno de los tintes de la experiencia fueron las danzas en espanol.

Se me incuba el sueno de volver a venir, con otros a tejer alianzas con nuestro territorio que nos tiene a varios hinchando por danzar mas. (Por si alguno se anima a cocrear este proyecto).

Al final de la jornada, en el momento en que se leyeron las poesias mas emocionantes… seis «hawks» sobrevolaron el campamento, con toda la alharaca que los hawks pueden llegar a hacer. Rapidos! Se dice que en su vuelo en picada no tienen rival en la tierra. Son las aves mas veloces.

Comparti bastante acerca de nuestro nuevo proyecto, para ver si es que alguno se anima a subirse a esta tripulacion que se propone conectar comunidades para reforzar el proposito comun de Pacificar el mundo y restaurar el equilibrio en nuestra relacion con la Madre Tierra.

Alison Luterman

Leimos poesia.

Aca va una de una mujer que enciende corazones y destapa las lagrimas.

Invisible Work

Because no one could ever praise me enough,
because I don’t mean these poems only
but the unseen
unbelievable effort it takes to live
the life that goes on between them,
I think all the time about invisible work.
About the young mother on Welfare
I interviewed years ago,
who said, «It’s hard.
You bring him to the park,
run rings around yourself keeping him safe,
cut hot dogs into bite-sized pieces fro dinner,
and there’s no one
to say what a good job you’re doing,
how you were patient and loving
for the thousandth time even though you had a headache.»
And I, who am used to feeling sorry for myself
because I am lonely,
when all the while,
as the Chippewa poem says, I am being carried
by great winds across the sky,
thought of the invisible work that stitches up the world day and night,
the slow, unglamorous work of healing,
the way worms in the garden
tunnel ceaselessly so the earth can breathe
and bees ransack this world into being,
while owls and poets stalk shadows,
our loneliest labors under the moon.

There are mothers
for everything, and the sea
is a mother too,
whispering and whispering to us
long after we have stopped listening.
I stopped and let myself lean
a moment, against the blue
shoulder of the air. The work
of my heart
is the work of the world’s heart.
There is no other art.

Colombia en Marzo / Ecoaldea Atlantida
Varios de los asistentes establecieron sus ganas de asistir al campamento que se realiza en la ecoaldea Atlantida, en Colombia y que atrae a gentes de todo el mundo a un entorno privilegiado.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*