Convergencia del Derecho Humano a la Paz y el proceso Constituyente

Actualidad del debate sobre el Derecho a la Paz en Naciones Unidas y en el proceso Chileno.

Los Derechos Humanos constituyen una idea del progreso moral de la Humanidad. El Derecho Humano a la Paz aún no es consagrado como tal por las Naciones Unidas no obstante los diálogos que se suscitan en el seno de la Organización Planetaria.

En el mes de Julio de este 2106 sesionará nuevamente un grupo intergubernamental para obtener un texto que nos permita crear normas que se condigan con el rápido proceso evolutivo de la conciencia que ocurre en nuestro amado planeta.

Esta conversación esencial en Naciones Unidas tiene una similitud con el proceso constituyente que se realiza en Chile. Donde actualmente los felices asistentes a los encuentros locales y los que no han asistido, comienzan a solicitar una prórroga del plazo para participar. Nos plegamos a dicha petición: el proceso abierto es maravilloso.

Historia de las conversaciones en Naciones Unidas

Nassir Abdulaziz Al-Nasser, ex- presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas (de su edición número 66) nos cuenta que fue la sociedad civil la que decidió festejar los cincuenta años de la firma de la carta fundamental de los Derechos Humanos con el lanzamiento de una campaña para el reconocimiento del Derecho Humano a la Paz.

La carta constitutiva de las Naciones Unidas reconoce el propósito de la mantención de la Paz y la Seguridad Internacional además se han dictado sendas declaraciones en este sentido como:

1.- La declaración de la preparación de las sociedades para la vida en Paz de 1979

2.- La declaracuón sobre el derecho de los pueblos a la paz de 1984 y,

3.- La declaración acerca de una cultura de paz adoptaada unánimemente en 1999.

Ahora el reto es dotar el derecho humano a la paz del rango de Derecho Humano.

La sociedad civil que se ha interconectado a través de los foros sociales mundiales escogió justamente un evento temático para lanzar una campaña que desembocó en LA DECLARACIÓN DE LUARCA SOBRE EL DERECHO HUMANO A LA PAZ.

En Diciembre de 2010 se estableció el Observatorio Internacional del Derecho Humano a la Paz, basado en el documento firmado en Barcelona y redactado por una comisión de expertos representando los 5 continentes.

Aproximadamente 1800 organizaciones sociales han adherido a esta iniciativa liderada por la AEDIDH (Asociación Española sobre el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.)

Ciertamente podremos declarar que «el derecho a la paz es universal, indivisible, interrelacionado e interdependiente» tal y como lo expresara Nassir Abdulaziz Al-Nasser en el libro de Carlos Villán y Carmelo Faleh Pérez acerca del Observatorio Internacional del DDHH a la Paz.

Somos Paz acompaña este proceso desde hace muchos años y adherimos a la claridad y al liderazgo enunciado por estas organizaciones de  sociedad civil y en particular, señalamos que a modo de estrategia resulta esencial ligar esta campaña de palabras por la paz, por la campaña por el símbolo de la bandera de la paz. Así como comprender que es adentro como es afuera.

En Chile.

Los acontecimientos globales que dan cuenta de un mundo en shock se condicen con el proceso chileno en el que la legitimidad de las autoridades ha caído a mínimos peligrosos y en que las noticias de corrupción sacuden los debates a diario. Así como Naciones Unidas abre debate acerca del DDHH a la Paz, en Chile se abre un proceso constituyente impresionante por cuanto es inédito y fundamental y está rescatando opinión desde todos los rincones del territorio acerca de nuestro sueño de sociedad.

El proceso constituyente es una medida extrema ante una situación extrema de falta de sintonía y de liderazgo, de la elite con el sentir profundo de la sociedad. Es preciso volver a asumir, como pueblo, el liderazgo y por ello saludamos la escucha profunda de la Presidenta Bachelet al tomar esta decisión y al empoderar al grupo de Observadores que ha tomado hasta ahora sabias decisiones. A saber, reducir el mímino de personas de 15 a 10 en los encuentros locales constituyentes.

Actualmente, anhelamos que este consejo observador también proponga una prórroga del plazo de conversación en los encuentros locales autoconvocados.

Un hecho destacable es que coinciden los relatos acerca de la felicidad y de la alegría que está significando participar en uno de estos encuentros.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*