Un mensaje de Paz para la Humanidad.


Plaza Sotomayor, Valparaíso.

Bandera Humana de la Paz – Forum Universal de las Culturas

UN MENSAJE PARA LA HUMANIDAD.

Unimos nuestras manos y nos centramos en el propósito de unir a la raza humana. Cada persona que asistió al llamado ofrendó su fuerza de paz.

Tenemos un mensaje para la Humanidad. Somos la bandera de un Nuevo Tiempo. Levantamos el símbolo de la creación. Tenemos la capacidad de calmarnos y de actuar sabiamente. Vamos a lograr el entendimiento acerca de cómo trascender este tiempo: Nos orientamos hacia la construcción de una cultura de paz.

Las respuestas están en nuestro interior. El mundo espiritual nos ofrece el conocimiento. Es tiempo de comunidades de aprendizaje para compartir y servir juntos a la Madre Tierra. Despierta el arte en nosotros para diseñar vidas poéticas. Despierta la solidaridad y colocamos todo el saber científico al servicio de la causa común.

Hombres y mujeres. Amándonos. Danzando. Celebrando.

 

 

Es vital propender al equilibrio. Todo en la manifestación que hicimos en Plaza Sotomayor estuvo teñido por el respeto a las mujeres, a los niños y a los ancianos. Todos los hombres y todas las mujeres somos monarcas universales y merecemos comportarnos de tal manera. Un verdadero gobernante del Cosmos es esencialmente bondadoso y se dedica con pasión a cuidar la vida. Somos poderosos, en cada uno de nosotros reside la posibilidad de sembrar en cada instante una sonrisa, un árbol o un buen pensamiento. Mañana es una idea muy vieja. Ahora es mejor, es verdad.

Aceptamos la realidad. La amamos y nos dedicamos con todo a servir con el corazón abierto.

Somos felices de poder servir.

Levantamos banderas porque creemos que ya es tiempo de alegrarnos.

Ha llegado el momento de celebrar la llegada de un Nuevo Amanecer de la Conciencia.

Somos solidarios.

Somos pura alegría.

Somos rezadores y nos ocupamos de usar las palabras para acariciar y para llegar a buenos acuerdos. Perdonamos. Nos perdonamos todas nuestras faltas. Nos comprometemos en entablar diálogos con los cuales alcanzar armonía. Hablamos con el corazón y en verdad, queremos el bien de todos.

El círculo es un símbolo que aparece con fuerza en esta época. Nos recuerda que todos giramos alrededor del mismo centro. El Centro de la Tierra, el Centro de la Galaxia, el Centro del Universo. Entendemos de esta manera que el Centro se encuentra en nuestro corazón.

Si seguimos la senda de los pálpitos, llegamos a buenos puertos. Allí están las emociones bellas y hermosas.

El alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, declaró:

«Donde hay cultura hay paz, es por eso que este significativo encuentro tuvo espacio en este III Forum Universal de las Culturas que es el escenario propicio para promover un mensaje pacífico y reflexivo. Ha sido una mañana muy grata, espiritual y reconfortante donde se han reunido muchas familias.»

Donde hay cultura hay paz, donde hay paz hay cultura. Desde el escenario, Óscar Tinajero, viento eléctrico y mago de la Tierra realizó la plegaria a las siete direcciones. Le acompaña Juan Pablo Lazo quien junto a los integrantes de las organizaciones Buenmundo y Coordinadora pro Bandera de la Paz organizaron la reunión.

En opinión de Juan Pablo Lazo esta acción

«tiene la fuerza de ir hacia lo esencial. Hemos comunicado al mundo que aquí estamos dispuestos a poner lo que haya que poner, por lograr una evolución exitosa en este momento en que emerge una conciencia planetaria. La Tierra da señales todos los días acerca de un gran cambio que acontece. Nuestro propósito es unirnos a todos aquellos que también trabajan por lograr la coherencia entre este deseo que despierta en nosotros por servir con una práctica constante. Estamos dispuestos a hacer lo quen haya que hacer para ello. Quiero replicar el mensaje de los ancianos Hopi: Somos los que estábamos esperando. Se acabó el tiempo del Lobo solitario.»

Dulzura

Cuidemos las semillas. Oigamos a los maestros que siembran y pongamos atención a Masanobu Fukuoka, a los indígenas de los pueblos originarios: ellos tienen un conocimiento sobre esto que es esencial, de cuidar las semillas.

Cuidemos las semillas que cada uno de nosotros lleva dentro de sí. Hablemos del buen sexo.

Cuidemos los niños.

La inocencia

 

Un Pueblo, una Tierra, un Tiempo.

Una Nueva Era.

En la plaza Sotomayor, el Homenaje a la bandera de la Paz se convirtió en un momento para divulgar otras banderas de paz. La Whipala es una de ellas. Aparte de hermosa, nos habla de la integración armoniosa de la diversidad en la unidad. Eso es paz.

La paz importa un doble trabajo: Por una parte reconocer la diversidad cultural, religiosa y étnica y por la otra, asumir que somos Uno con la Tierra y que nuestro destino es el mismo.

Servir al otro, es servirnos a nosotros mismos.

Una panorámica aérea, tomada desde la azotea del Consejo de las Culturas.

Agradecemos a todas las personas que nos facilitaron la realización de esta acción de arte consciente. Este es un acto sicomágico – parafraseando a Jodorowski – con el cual sabemos que damos un paso enorme hacia la supresión del sufrimiento y de la ignorancia. Elevamos con las manos unidas, nuestra vibración hacia los cielos y pedimos a los vientos y a los pájaros que lo cuenten en todas partes. Somos muchos, somos todos.

Agradecemos especialmente a la Coordinación General del Fórum Universal de las Culturas, al Alcalde de Valparaíso, a todos los trabajadores municipales, a quienes hicieron el aseo en la mañana, a las organizaciones que nos apoyaron desde todas partes del mundo, Chile y de la Quinta región, a la gente que vino de Quepilcho, a quienes sostienen el fuego en la ecoaldea de la Paz y a todos los asistentes.

Este es un Homenaje a la vida. Un homenaje a la ciudad de Valparaíso. Un homenaje al Fórum Universal de las Culturas… y una postal para dedicárselo a l espíritu de la Madre Tierra.

Especialmente, es un Homenaje para Óscar Gálvez, Satya Amrit Singh Khalsa. Hermano, hijo, nieto, y amigo de muchos de los asistentes a la acción de arte consciente. Óscar fue la persona que inició las primeras conversaciones con la organización del Fórum Universal de las Culturas para hacer esta postal que comienza hoy a viajar por el mundo. Óscar hoy se encuentra en nuestra memoria, dando testimonio de la alegría que provoca dedicarnos a lo supremo.

Desde el amor hacia el amor.

Roxana Campos. Copalera.

En los detalles se encuentra nuestra opción de lograr la Victoria. La Paz no se conquista con ejércitos sino que con dulzura en el trato a los demás. Vamos a limpiar la atmósfera. Vamos a limpiar los pensamientos y nuestros cuerpos. Es todo parte de un mismo cambio.

El panel de cambio climático que obtuvo el Nóbel de la Paz por señalar que nuestras relaciones son las que alteran el clima, señala que la solución está, entonces, en el cambio de nuestras conductas.

A sacar el coraje que está dentro de nosotros.

La bandera de la Paz.

El Pacto Roerich es un Tratado Internacional que vincula a Chile en el orden internacional. Pueden consultarlo en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Habla del tiempo que vivimos que no sea una bandera conocida. Es también una total certeza que estamos prendiendo un fuego de amor y que el pasto está seco. Esta bandera tiene por destino, conducirnos hacia la Nueva Sociedad.

 

Creemos nuevos rituales.

Claudio Aguirre, miembro de la Coordinadora Pro Bandera de la Paz y quien tomó estas fotos nos señala:

«Celebramos el presente.  Está pasando. Se integran las almas vibrantes en el gran sueño de convivencia planetaria.  Somos los de siempre recordándonos que juntos somos la Totalidad en su manifestación armónica. Esta ocasión deja huella indeleble en quienes atestiguan la senda de nuestra anhelada humanidad en su evolución de Amor. Vibra el corazón cósmico derramando sus bendiciones para todas nuestras relaciones. ¡Gracias!»

Javiera Maga Espinosa nos dice:

«Bello día para unir tantas realidades. Nos liberamos a través de una acción por un fin común. Eso fue lo que vivimos y plasmamos frente al mar en el puerto cultural.»
«Nos reunimos para pulsar un legado que durante décadas ha perdurado en el tiempo, trascendiendo generaciones desde que Roerich movió por el mundo.  Estos últimos cuatros años un amado amigo se sumó a esta misión por nuestra Tierra: instaurar en nuestro entorno y en nuestras vidas la bandera de la paz con el propósito de lograr un nivel mas elevado de armonía en cada ser.»
Añadió que fue: «un momento en que todos nosotros vestidos de rojo abrimos nuestros corazones, realizando la plegaria de las 7 direcciones, cantando, danzando y sanando, para transmitir este mensaje en cada lugar del cosmos y de nuestro planeta. Uuf bella liberación sanadora es lo que se logró en ese momento de unión, porque resonamos en la conjunción del arte, la ciencia y la espiritualidad llevando paz en cada ser y lugar.»

Vibración.

Un cuenco de cuarzo dibujó huellas resonantes en las almas que se reencontraron en Plaza Sotomayor. Cada quién encontró su tarea para ayudar a caminar por los cielos.

Fotos: Claudio Aguirre

Texto: Sri Jai Peace

Coordinadora Pro Bandera de la Paz

Últimas entradas de Activista (ver todo)

2 Comments en Un mensaje de Paz para la Humanidad.

  1. Maravilloso lo que hemos vivido, la existencia se manifiesta mas clarita cuando estamos en Paz, la vida se abre en flor cuando nos vemos en el otro y le sonreimos con dulsura. Sigamos celebrando este amor, ¡Bendito Amor!, para que nos abracemos en el corazón.

  2. Marco Alvarez // 2 noviembre, 2010 en 13:48 //

    Gracias a todos por este maravilloso regalo, que alegría saber que existen personas tan bellas que comparten buenos sentimientos y que son tan cercanas!!!. Abrazos a todos… a la familia del Oscar, a mi polola, a los amigos, a todos.
    Un beso Oscar, te recordaremos por siempre.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*