Aldea de Paz en la Cumbre de los Pueblos

Convocamos a la auto-contención y a practicar todas las enseñanzas sobre el buen vivir.

¿Cuál es el contexto?

Estamos en medio de un estallido social que marca un antes y un después en nuestras vidas. Lo sabemos, no volveremos a ser los mismos. Las movilizaciones populares, la creatividad, las demandas largamente postergadas y el consecuente diálogo social se encuentran delante de nuestras narices. Todas y todos estamos siendo fuertemente interpelados por estos acontecimientos. ¡Chile despertó!
Las causas de la explosión social se encuentran en la degradación ética y en las prácticas abusivas que se extienden en los más diversos ámbitos del quehacer cotidiano. Clamamos por cordura, por atender a las víctimas de la violencia, por el respeto a los derechos Humanos y también por los derechos de la Madre Naturaleza. Es tal el cúmulo de emociones y de demandas que la polvareda que levantó la revuelta no facilita la visión de la salida a la crisis.

Carpa de las mujeres, día 1. Cumbre de los Pueblos

¿Cuál es la salida a la crisis?

Al parecer, la respuesta provendrá tan solamente de la capacidad que tenga el pueblo de lograr acuerdos y de implementarlos. La idea de una elite conductora del proceso social está lejos de responder a la situación actual. Múltiples analistas y cualquier persona puede criticar los absurdos sociales pero en esta época lo realmente trascendente es que estamos llamados a dibujar respuestas osadas, realistas y ambiciosas para la nueva civilización que se tiene que levantar.
En la Aldea de Paz que creamos en la Cumbre de los Pueblos y al interior de la USACH, entre el 2 y el 6 de Diciembre planteamos ofrecer un espacio de contención emocional para poder escucharnos todos y también un espacio para que los terapeutas puedan ofrecer sus servicios de manera altruista.
El día de la inauguración, hoy lunes 2 de diciembre tuvimos visitas de diversos lugares de Chile y el mundo, y logramos una atmósfera muy linda, por lo cual agradecemos a todxs los participantes muchísimo y pedimos que difundan la convocatoria, ya sabemos que está muy buena.
Asimismo y pensando en el largo plazo anhelamos ir sentando las bases sobre el buen vivir. La manera de hacerlo es promoviendo prácticas diversas que fomenten la sanación, el encuentro y la escucha profunda. Partiendo desde esta perspectiva podremos compartir conocimientos holísticos acerca de lo nuevo que emerge. Entre esas prácticas se encuentran todas las técnicas para el diálogo, la meditación y también las prácticas alimenticias, el fomento al arte; el rito.
Sabemos que promover que la cultura del cuidado de la vida logre cambiar masivamente nuestros hábitos de comportamiento es promover una hazaña sociológica que será la epopeya a narrar en los siglos que vienen. Las respuestas se encuentran en definitiva en nuestra capacidad de afirmar nuestra voluntad para erradicar de nosotros todo resabio de individualismo. De manera positiva, lo podemos afirmar de esta otra manera las respuestas vendrán cuando nuestras acciones se movilicen en función de nuestros corazones ardiendo por hacer el bien.
Hoy emerge espontáneamente la solidaridad y de manera grata y sorprendente escuchamos testimonios en la ciudad de Santiago y en todo Chile en virtud de los cuales nos estamos volviendo a vincular con los otros. Todo cambió. Todo está por nacer.
 

¿Cómo funcionará la Aldea de la Paz?

Centro de la plaza de la libertad 😉

Cada día comenzarán las actividades con una ceremonia de inicio, con cantos, danzas y palabras que puedan esclarecer el propósito para el cual se convoca al espacio. Luego, tendremos estructuras ligeras como Tipis donde realizaremos encuentros y talleres. Ofreceremos espacios al aire libre y cómodos, también. Los niños y las niñas tendrán un lugar, a cargo de voluntarios y profesores. Un coordinador de terapeutas facilitará el vínculo entre los asistentes y quienes anhelen un momento de autocuidado y aparte, en la coordinación estaremos muy disponibles y flexibles para acomodarnos a los escenarios emergentes. Atenderemos al reciclaje, acogeremos momentos para líderes indígenas que puedan venir a compartir y mucho más que pueden leer en el programa adjunto.
Existe el afán de registrar testimonios y de quedar enlazados para continuar tejiendo el relato que abra la esperanza a las grandes mayorías. Esto, lo hemos dejado a los consejos de visiones que ocurrirán dentro del espacio.
Al cierre de cada día también nos congregaremos, puesto que creemos que otro aspecto de la solución pasa por crear comunidades de aprendizaje. Creemos también que las comunidades precisan de momentos en los que podamos compartir toas y todos. Esta Aldea de Paz, aunque fugaz será también una pequeña escuela para crear comunidad puesto que los organizadores, los voluntarios, los talleristas y los participantes tendremos la posibilidad de entretejernos armando esta Historia. Para cualquiera que esté leyendo las noticias Chilenas será llamativo, al menos, preguntarse por el eventual impacto de una Aldea de la Paz en el curso de los acontecimientos nacionales. Ese impacto depende de cuánto podamos interesarnos en apoyar una iniciativa co-creada desde principios de año y en alianza con la Cumbre de los Pueblos y en sincronía con las reuniones globales para dialogar en torno a la crisis climática.
Por cierto, queremos extender los límites de la Aldea de la Paz más allá de Santiago y Chile. La queremos para todo el Mundo. ¡Paz para todos los mundos!
Equipo organizador de la Aldea de Paz
Juan Pablo Lazo

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*