Un Cabildo de sanadores

Terapeutas

¡Qué maravilla! Escribo desde la fe y desde la esperanza. Siempre me ha animado el creer en que está ocurriendo un cambio enorme y feliz. Hoy, al tiempo en que lo sigo sosteniendo, lo estoy observando y lo estoy sintiendo y la película se va aclarando.

La tristeza y el dolor se encuentran presentes. Los gobernantes no comprenden la situación, no actúan con sabiduría y muchas personas están muriendo, sangrando, siendo mutiladas y golpeadas por la falta de visión de Piñera y de la clase que se encuentra en la Administración y a cargo del mundo empresarial.

Ambos sentimientos acompañan a estas letras: El peligro que nos invita a la prudencia y la certeza en que llegó la hora para las transformaciones radicales de nuestra sociedad que se estaban posponiendo, una y otra vez.

Cabildo de Terapeutas

Pedro Engel, Gonzalo Pérez y Juan Marcos, tres amigos se lanzaron con la idea de este Cabildo. Se lanzaron con un flyer convocando al centro cultural de La Reina. Tenían 13 papeles que estimaban entregar a grupos de 8 personas. El pronóstico falló y el espacio estuvo colmado de personas, hubo que acondicionar un espacio extra. 300 personas fueron recibidas por la invitación que hizo Carmen a dialogar desde la «Soberanía personal y la Soberanía de la Conciencia».

Las instrucciones 

La metodología de trabajo utilizada fue la siguiente:

«Diálogos Generativos

En grupos de 8 personas los invitamos a conversar respondiendo cada una de las siguientes preguntas, en tres momentos que se les va a ir señalando. Deben designar un coordinador de grupo.

¿Cómo es la sociedad que queremos y cuáles son las transformaciones personales y espirituales que se necesitan para poder avanzar en esa dirección?

¿Con que recursos contamos (personal y colectivamente) y cómo podemos nosotros promover/facilitar/apoyar estos cambios a nivel personal, social y colectivo?

¿Qué acciones concretas podemos realizar en los próximos días, semanas y meses. ¿Con quiénes, cuándo, donde?»

Meditación

Gonzalo Pérez guió una meditación que fue totalmente bien recibida por la audiencia. La invitación consentida fue la de interiorizar primero para poder salir luego a compartir desde un espacio correcto.

 

Cabildo de 300 sanadores

Resultados

La percepción común fue la de una inundación de alegría. El momento fue breve, pero las metodologías utilizadas permitieron que la sintonía fuese mayor. La lectura de los resultados de las conversaciones dio a entender que este colectivo se encuentra muy cohesionado, aún sin haberse conocido, en cuanto al diagnóstico y a la visión acerca de la salida a la crisis.

En mis palabras e intentando recapitular lo escuchado: La crisis es espiritual. Primero sanamos y luego podemos compartir con los otros y permitir que acontezca la maravilla que intuimos que está ocurriendo.

Tenemos claridad acerca del momento que vivimos, donde se impone actuar con prudencia. La caída de las estructuras es bienvenida y es feliz que continúe ocurriendo ese proceso, porque solamente de esa manera podremos levantar vigorosamente lo nuevo.

Estamos llamados a organizarnos y a apoyar, a contener y facilitar el acceso a la población a la terapia.

Comprendimos que hoy, la palabra, el lenguaje y la comunicación resultan fundamentales para crear la realidad de nuestros sueños. Asimismo, nos pedimos consecuencia.

Nos seguiremos tejiendo.

Pongo mi energía en que emerge una sociedad en la que sabremos reconocer y honrar a nuestra Patria Cósmica. Despertamos a nuestra verdadera identidad, aquella que nos emparenta con la eternidad, con la felicidad, con el amor, la bondad, la paz, la armonía y la belleza. Sea la profecía

Meditación final.

Carmen, al final, nos pidió visualizar bolas de luz, cargadas de nuestras intenciones y al unísono las liberamos.

El carnaval de los abrazos y una página facebook

El tejido continuará a través de la página de facebook

Mi reflexión final.

Cito a Nagaryuna, en Política primero sanamos.

Segundo, limpiamos aguas

Tercero, promovemos centros para el auto-conocimiento.

Juan Pablo Lazo

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*