Florece la primavera, el viento trae nuevas

La tranquilidad con la que cada día exhibe sus flores agranda una visión colectiva que nos saluda a todas y a todos. La idea de emergencia brilla entre nosotros. Emerge una mirada. Nos descubrimos contaminados, nos descubrimos como una sola familia teniendo que despertar y sacudirnos de la modorra y salir al mundo a abrazar un nuevo estilo de vida que sea saludable, amoroso y pacífico.

Es una primavera cósmica, es un tiempo grande, es el fin del patriarcado, es el fin del reino de la estupidez y es el comienzo de mil milenios de Paz.

Greta y Friday For Future nos convocan a darlo todo en la semana del 20 al 27 de Septiembre. Estamos convocados por los niños y las niñas a cuidar de nuestro planeta, a dialogar con sabiduría, a escuchar profundamente y a actuar en consecuencia, modificando los hábitos individualistas y contaminantes que hemos heredado.

Santiago de Chile es la ciudad sede de la COP25, la ciudad a la cual se dirige Greta después de las conversaciones de 23 de Septiembre en Nueva York.

¿En relación a la crisis climática las conversaciones sobre qué versan?

Los gobiernos han conducido las conversaciones a un tema específico, que tiene números. El Acuerdo de París firmado el 2015 vino a revivir los esfuerzos de la comunidad internacional para hacer frente a la crisis climática, estableciendo como objetivo de largo plazo el de mantener la temperatura media mundial muy por debajo de 2°C con respecto a niveles preindustriales y proseguir esfuerzos para limitar el aumento de temperatura a 1.5°C.

En la sociedad civil se observa que la voluntad expresada al firmarse el Acuerdo de París no tiene arrastre alguno en el mundo empresarial o bien, los esfuerzos que se hacen distan mucho de lograr un resultado. Se señala que la tendencia es a generar un aumento de 3.5°C. Lo cual es catastrófico.

En la sociedad civil organizada y agrupada en Chile, en la Cumbre de los Pueblos, la discusión es otra. En primer término, la crisis no se reduce al aspecto climático. La crisis es total: ética, social, ambiental, estructural, valórica, sanitaria y más. La solución pasa por cambios esenciales. Una propuesta importante pasa por autoconvocarnos a una asamblea constituyente en virtud de la cual reconfiguremos el orden jurídico y dejar de validar la idea de Desarrollo como sinónimo de Crecimiento Económico.

Otra mirada que confluye en la Cumbre de los Pueblos refiere que la crisis es eminentemente espiritual. La crisis nos invita a un cuestionamiento aún más esencial que nos lleva a cuestionarnos sobre nuestra verdadera identidad. ¿Quiénes somos? Somos Paz, decimos. Somos el Universo. Somos la conciencia total y podemos cuidar tanto del ser que habitamos, el cuerpo propio como la casa común y a cada ser viviente que la habita y que también somos.

La espiritualidad puede comprenderse como el autoconocimiento. Al reconocer la Unidad que somos, podremos descubrir que lo que vemos afuera es reflejo de lo que se encuentra adentro. Por tanto, todo el asunto puede reducirse a limpiar el interior y asi descubrir que nunca hemos dejado de habitar el paraíso.

Paz

El debate está abierto y sea que uno adscriba a las conversaciones de los Estados y pretenda incidir en dicho espacio, o que imaginemos un texto vinculante que pueda ordenar nuestra sociedad o que descubramos quienes somos verdaderamente, en cualquier caso el asunto es que precisamos erradicar la igorancia y la violencia, por lo cual es elemental afirmar la Paz en este momento histórico, como aspiración fundamental en este tránsito en el que nos encontramos.

La Paz requiere volver al centro de las conversaciones.

La Paz como aspiración prioritaria en el relacionamiento entre personas, estados, empresas y actores de la sociedad que construimos.

En esa estamos. Seguros de la victoria.

Vamo’equipo

Bandera de la Paz. Ícono útil para iluminar nuestro tiempo

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*