El susurro de la Tierra

Poesía

 

En la galaxia todos los planetas saben que la Tierra está de fiesta.

Los asteroïdes se encargan de copuchar la historia por todos los rincones del Espacio.

Cuentan que en el planeta azul los velos de la ilusión se caen, como caen las ideas industriales frente al tsunami. Oleadas y avalanchas de sentido común. Los indígenas saben escucharla a Ella, nuestra Madre. Ella bendice, alienta y confía en todos nosotros. Nos ama.

Despierta el correcto entendimiento. Lo comprendemos porque nos lo explican en susurro.

Oimos la voz del corazón del Universo. Es un canto de esperanza. Es la danza de las bellezas.

Ahí está nuestra vida. Somos la ofrenda.

 

Miles de grupos. Cientos de maestros. Millones de historias arman un nuevo relato. Los ejércitos abrazan sus miedos más profundos. Los soldados besan a las soldadas. Las guerras del interior se pierden todas. Los mundos se rinden. Ellos dejan sus armas, sus espinas y sus metales en el olvido.

 

Recordamos la flor que nos inspira. Dibujamos la devoción y los trazos imperfectos respiran en calma. Entregamos nuestra vida por este estilo de vida. No hay escapatoria. Los medios de comunicación pueden venir a reportear todo lo que quieran: En los confines de los suburbios, en el mundo marginal las conversaciones se tornan sagradas. La Poesía sí.

 

El susurro merece un cuento feliz. Es una Caravana de siete colores que descubre los secretos de Ser. Es un peregrinaje más allá de los límites. Viajamos más allá de nuestros sueños. Muy lejos del más allá.

Vamos hacia las eternidades.

 

Es una Caravana por la Paz.

Es una Caravana por la Restauración de la Madre Tierra.

 

Tiene web, está en las redes sociales. Es hija de su Tiempo, herencia ancestral.

Es una comunidad que despierta su propia conciencia.

Es un montón de palabras, podríamos decir que es plegaria de vida pura.

Amada Madre rogamos por tu paz.

Tu susurro es mi susurro.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*