Informaciones sobre WORLD BEYOND WAR

Terminando con todas las guerras 

Una idea cuyo momento ha llegado 

Individuos y organizaciones de todo el mundo fueron invitados a firmar una declaración de apoyo al término de todas las guerras y a unirse en la planificación de un Nuevo Movimiento que fue lanzado el Día Internacional de la Paz el 21 de Septiembre de 2014 

Esta es la declaración: 

Para suscribir esto, y comprometerse de diferentes maneras, visite http://WorldBeyondWar.org 

TÚ PUEDES invitar a otros individuos y organizaciones a unirse a esta red, puedes difundir la palabra en tu comunidad, puedes hacer lobby con autoridades electas, puedes trabajar en la difusión en los medios, puedes trabajar en las campañas en las redes sociales, puedes hablar públicamente sobre el tema, hacer investigación, folletos de información y artículos, puedes ayudar con la página web, puedes donar apoyo financiero, participar en actividades no violentas, puedes comprometerte en la resistencia civil no violenta. 

TÚ PUEDES TERMINAR LAS GUERRAS 

La historia completa 

La opinión pública se está moviendo contra determinadas guerras mientras el gasto del mundo en las guerras y sus preparativos es de 2 trillones de dólares cada año. Planeamos anunciar el lanzamiento de un amplio movimiento capaz de terminar con la Guerra y sus preparativos y transicionar hacia un mundo pacífico. Estamos creando las herramientas necesarias para comunicar los hechos sobre las guerras y descartar los mitos. Estamos creando vías para asistir a las organizaciones de todo el mundo que están trabajando sobre pasos parciales en la dirección de un mundo libre de guerras incluyendo el desarrollo de medios pacíficos de alcanzar la seguridad y resolver los conflictos e incrementar la comprensión generalizada de tales pasos como un progreso hacia la completa eliminación de todas las guerras. 

Si queremos evitar el sufrimiento innecesario a tan enorme escala, debemos abolir la guerra. Unas 180 millones de personas murieron en guerras en el siglo XX, y aunque no hemos repetido aún una guerra como la Segunda Guerra Mundial, las guerras no se están terminando. Su devastación continúa si lo medimos en términos de muertes, heridos y traumas, sumado a que millones de personas han tenido que abandonar sus hogares, además del costo financiero, la destrucción del medio ambiente, el desangre económico, y la erosión de los derechos civiles y políticos. A menos que queramos arriesgar pérdidas catastróficas, o aún la extinción, debemos abolir la guerra. Cada guerra trae consigo destrucción masiva y el riesgo de una escalada incontrolable. Enfrentamos un mundo con armas más destructivas, con escasez de recursos, presiones medioambientales, y la más vasta población humana que el mundo haya visto. En tan turbulento mundo, debemos abolir los combates militarizados sostenidos y coordinados entre grupos (principalmente gobiernos) conocidos como guerra, porque su continuación pone en riesgo la vida en el planeta. 

Si abolimos la guerra, la humanidad puede no solo sobrevivir y contener mejor la crisis climática y otros peligros, sino que será capaz de crear una vida mejor para cada uno. La reasignación de recursos lejos de la guerra promete un mundo cuyas ventajas van más allá de toda imaginación. Unos dos trillones de dólares por año, casi la mitad de Estados Unidos y la otra mitad del resto del mundo, están destinados a la guerra y sus preparativos. Esos fondos podrían transformar los esfuerzos globales para crear energía sostenible, agricultura, economía, salud, y sistemas educacionales. La reasignación de los fondos para la guerra podría salvar muchas veces las vidas que son arrebatadas por gastarlos en las guerras. 

La abolición de las guerras es una demanda más grande que el desarme parcial. El último paso necesario en este largo camino, si el caso por la abolición es realizado convincentemente, y tiene el potencial para crear un fuerte respaldo, será el casi o aún total desarme entre las personas quienes estarían de otra manera de mantener grandes ejércitos para defensa, algo que hemos aprendido que genera presión para una guerra ofensiva. El primer paso en tal Campaña debe ser persuadir a la gente de la posibilidad, y de la urgente necesidad de abolir la guerra. La concienciación de la efectividad del activismo no violento, de los movimientos no violentos, y de la resolución pacífica de conflictos está creciendo rápidamente creando la inmensa posibilidad de persuadir a la gente de que hay alternativas efectivas a la guerra para resolver los conflictos y lograr la seguridad. 

La reducción y eventual eliminación de la Guerra y la reutilización del complejo militar-industrial podría ser de gran beneficio a sectores de la economía mundial y de los servicios públicos hacia los cuales las inversiones podrían ser transferidas. Estamos creando una amplia coalición que abarca industrias civiles y aboga por energía verde, educación, vivienda, salud, y otros campos, que incluyen las libertades civiles, protección del medio ambiente los derechos de los niños, y los gobiernos de ciudades, condados, Estados, provincias y Naciones que han tenido que hacer los mayores recortes en los programas sociales para su gente. Demostrando que la guerra no es inevitable y que realmente es posible eliminar las guerras, este movimiento atraerá los aliados necesarios para hacerlo realidad. 

La resistencia, que incluye a aquellos que profitan financieramente de las guerras, será intensa. Tales intereses son, por supuesto, no invencibles. El stock de Raytheon era altísimo en el verano de 2013 tal es así que la Casa Blanca planeaba enviar misiles a Siria, misiles que no se enviaron después de que se alzara una dramática oposición pública. Pero terminar con todas las guerras requerirá derrotar la propaganda de los promotores de la guerra y contrarrestar los intereses económicos de los promotores de la guerra con posibilidades económicas alternativas. Una amplia gama de apoyo para variedades “humanitarias” y otras particulares variedades de guerra serán contrarrestadas con persuasivos argumentos y alternativas. Estamos creando un centro de recursos que pondrá los mejores argumentos contra varios tipos de apoyo a la guerra. 

Al organizarlo internacionalmente, usaremos el progreso hecho en una nación para incentivar a otras naciones a igualarlas o superarlas sin miedo. 

Educando a las personas cuyos gobernantes hacen guerras indiferentes a los costos humanos (en gran parte unilateral, civiles, y en una escala no ampliamente comprendida) construiremos una amplia base moral demandando por el fin de las guerras. Presentando el caso de que el militarismo y las guerras nos hacen a todos más inseguros disminuyendo nuestra calidad de vida, despojaremos a la guerra de su poder. Creando conciencia de su comercio económico, sacaremos dividendos de apoyo para la paz. Explicando la ilegalidad, la inmoralidad y los terribles costos de la Guerra, y la disponibilidad de medios legales, no violentos y más efectivos de defensa y resolución de conflictos, construiremos aceptación para lo que solo recientemente ha sido hecho, dentro de una propuesta radical que debe ser vista como una iniciativa de sentido común: la abolición de la guerra. 

Mientras sea necesario un movimiento global, este movimiento no puede ignorar o revertir la realidad de dónde se origina el apoyo más grande a la guerra. Los Estados Unidos construyen, venden, compran, almacenan y usan la mayoría de las armas, se involucra en la mayoría de los conflictos, emplaza la mayoría de las tropas en la mayoría de los países, y lleva a cabo las más mortales y destructivas guerras. Por esas y otras razones el gobierno de Estados Unidos es el que lidera las guerras del mundo, y en palabras de Martinh Luther King Jr. es “el más grande proveedor de violencia en el mundo”. Terminando con el militarismo norteamericano se eliminaría la presión que está conduciendo a muchas otras naciones a incrementar su gasto militar. Esto privaría a la OTAN de su principal abogado y el más grande participante en guerras. Esto cortaría el más grande suministro de armas al Medio Oriente y otras regiones. 

Pero la guerra no es un problema de EE.UU. u Oriente Medio solamente. Este Movimiento se enfocará en las guerras y el militarismo en todo el orbe, ayudando a crear ejemplos de alternativas efectivas a la violencia y la guerra, y ejemplos de desmilitarización como un camino hacia una seguridad no menor, sino mayor. Objetivos de corto plazo pueden incluir comisiones de conversión económica, desarme parcial, eliminación de armamento ofensivo pero no defensivo, cierre de bases militares, prohibiciones de tácticas y armas específicas, promoción de la diplomacia y la ley internacional, expansión de equipos de paz y escudos humanos, promoción de ayuda extranjera y prevención de restricciones al reclutamiento militar y provisión de alternativas a potenciales soldados, redacción de legislación para redirigir los impuestos de guerra al trabajo de paz, incentivos al intercambio cultural, desincentivo al racismo, desarrollo de estilos de vida menos destructivos y explotadores, la creación de grupos de trabajo de conversión de paz para ayudar a las comunidades a hacer la transición del hacer la guerra a necesidades ambientales y de encuentro humano, expandiendo las fuerzas de paz globales de civiles, entrenados, internacionales, no violentos; pacificadores y pacifistas que serán capaces de proteger civiles y trabajadores de derechos humanos y trabajadores locales por la paz, amenazados por conflictos en todas partes del mundo y para ayudar a construir la paz donde hay o haya habido conflictos violentos. 

Últimas entradas de Activista (ver todo)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*