La Paz… aún obviada

Tantas veces he oído decir
que la Paz no lleva a ninguna parte
cuando, de sernos sinceros,
asumiríamos
que ni siquiera la hemos intentado,
si es que se la ha reconocido.

Por mínima consideración
¿cuánto tiempo pasa tu mente
sin tenerte entre conflictos?
¿qué alimenta a tu Ser
que procure armonía
tanto física, emocional
como mentalmente?

Violencia es
la ignorancia
de nuestro intimo sentido
y sus vitales correspondencias.

Entre·tenidos
por las divagaciones
del poco y/o nulo dominio
de nuestros sentidos.
Arrebatados, ansiosos, desatentos.

La Paz es una disposición activa,
nunca pasiva ni abúlica.
Está empatada con varios otros atributos,
entre ellos
la receptividad activa
como el potencial de ampliar nuestra atención/consciencia
para percibir más allá de lo que damos por hecho
y que nos mantiene cautivos
de siempre más o menos lo mismo,
entre los corrales que hemos favorecido
para nuestra historia.

Todo lo que precisa la humanidad
es poner en ejercicio
aquello que aún queda relegado
a lo desconocido
cuando hemos sido criados
bajo las maneras de la agresión y el temor

De saber del Amor, la Paz, la Libertad,…
no tendríamos que reclamarles
pues seríamos proveedores, propiciadores
de nuestra coherente ofrenda.

Será para quien lo intente, luego pueda,
grado en grado por su perseverancia
y en virtud de su merecimiento,
retornar a la Libertad
a la que le conceda posibilidad.

Ahí donde nuestra mente y corazón se ofrendan
florece amable realidad

«Intentar, intentar, intentar»

∴ Paz, Amor y Realización a todos los Seres

Inlak'ech Namaskar

— yo soy otro tú —

Publicaciones de Inlak'ech Namaskar (ver todas)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*