Una canción de amor

Una red de redes por el buen vivir

El llamado del Ciprés.

Reflexiones.

 

Acaba de concluir un encuentro que intuimos que marcará un punto de inflexión en el Consejo de Asentamientos Sustentables de América Latina. Estamos contentos. Ha sido un largo recorrido el que las organizaciones presentes  y los participantes han hecho para llegar al grado de madurez evidenciado en el encuentro. Esta madurez se observa en la manera de conversar y en detalles realmente transformadores como el balance adecuado entre los momentos del corazón y los momentos de la razón.

En la bellísima ecoaldea de Pailimay (montaña de la VI región) tuvimos una fiesta que aún nos tiene con la sonrisa a flor de piel. Sentimos gratitud así como un redoblado compromiso con el buen vivir y con el cuidado de la Madre Tierra. Hemos refundado C.A.S.A. Chile, hemos activado C.A.S.A. Nómades y estamos contribuyendo al empoderamiento de C.A.S.A. Jóvenes. Esta estructura libertaria está naciendo y queremos cuidarla.

 

Registro de un momento de juego entre los participantes para conocernos a través de la teatralización de los elementales.

El propósito.

Es posible decir que hubo dos propósitos: Por una parte, reestructurar una red al punto de refundarla. Hablamos de C.A.S.A. Chile.

Por la otra, en lo esencial fuimos convocados por el buen vivir y para honrar los derechos de la Madre Tierra. Rodrigo Calcagni, abuelo presente en la ocasión nos repitió en varias oportunidades que estos derechos de la Tierra tienen que ser ley en nuestra conducta y así, lograremos el cuidado que se merece la entidad viviente nuestra Madre Común.

Sanación.

Para habitar en la verdad es preciso sanarnos de los conceptos contaminados acerca de la vida. Para encontrarnos auténticamente, entendimos que debíamos sanar con un espacio cuidado. Para ello un equipo de servicio con alta preparación en herramientas de genuina comunicación nos guió a través de una experiencia. Entre los hitos que se nos ofrecieron se usó el «mandala de la verdad» que es una forma de expresar nuestra tristeza, nuestra ira, nuestra sensación de miedo o de vacío que nos provocan las actitudes de los otros. Es una enseñanza de Joanna Macy, gran activista norteamericana de influencia global para nuestros tiempos. Llegamos al perdón, al abrazo y a comprender que debemos perseverar en estas conversaciones de sanación.

La organización, la eficiencia y la participación.

El grupo organizador procuró conducir a los más de 150 asistentes a través de un proceso participativo con diferentes momentos. Primero para sanar, luego para jugar y conocernos y así llegamos al corazón del encuentro a estrechar la red y lograr un acuerdo y finalmente festejar con grandes abrazos.

Todo fue un exitazo. Por cierto que hay cosas que mejorar, pero en lo medular los grandes objetivos se cumplieron.

En esta red nos decimos que la democracia representativa no permite la auténtica participación y que tampoco queremos asambleísmo que a nada conduce: lo queremos todo, porque sabemos que nuestro anhelo es vivir en amor y en devoción por la vida y felicidad de todos los seres de todos los reinos. Así es que queremos alta eficiencia y queremos total participación de la comunidad.

Aquí una foto del Consejo que nombramos para que haga operativos los anhelos de apoyo recíproco.

Acá una foto del círculo de hombres que tuvimos. ¡Muy breve! Queremos más.

Esta foto hace patente que nuestro sueño es vivir en la Naturaleza y desde allí realizar nuestras reuniones con facilitadores expertos que nos permitan lograr grandes acuerdos en breves períodos de tiempo.

El entendimiento.

En las palabras de varios de los asistentes la espiritualidad y el autoconocimiento son aquello donde sentimos que debe ir nuestra atención. Hacia el Ser. Hacia la meditación continua en quién soy. Hacia la autorrealización permanente. Hacia la atención vigilante en la respiración, en la felicidad, en la cooperación y en el bienestar de todos. Esto es aquello que llamamos buen vivir. Y de esto deriva el anhelo de terminar con una mentalidad que entraña el sufrimiento colectivo, la violencia, la ignorancia y las guerras.

Por eso el fuego es primordial para este grupo humano. Nos cobijó, le rezamos, lo cuidamos, tuvo guardianes del fuego constantemente y en especial nuestro hermano Jimmy ofició de ceremoniante.

El fuego eleva nuestras intenciones y nuestras oraciones hacia lo alto. Luego, la magia se encarga de enseñarnos que sí! Este planeta es divino y espiritual. Merece lo mejor de nuestra parte y así, recibimos la posibilidad de vivir en éxtasis, en alegría suprema y con espíritu compasivo.

Nutrición.

Los cocineros tuvieron que preparar alimento para 150 personas y todo fue delicioso. El principal ingrediente: el amor, por cierto y las buenas maneras y los buenos tratos. La bendición del alimento fue uno de los acuerdos que tomamos. Le cantamos, le rezamos para poder todos nosotros hacer ley en nuestros actos el respeto total y permanente por todos los seres que habitan la Madre Tierra.

Vegetariano, colorido y delicioso.

El círculo central.

¿Qué más podemos decir?

Fraguamos una atmósfera de contención donde todos fuimos cuidados, donde todos cuidamos a todos. Todos tuvieron su lugar. Recién nacidos, niños, ancianos, jóvenes, expertos y recién llegados a esta tribu de gente de paz.

Cada día tuvo una intención y fuimos desde lo humano hacia la felicidad más grande. Hacia la fiesta de soñar juntos que trabajaremos unidos y apoyándonos para que en cada localidad sepamos que contamos con que en otros lugares, otros están cuidando las semillas, los pensamientos, las palabras, las relaciones y la vida en todas sus formas.

Formamos un Consejo que tendrá por misión continuar llevando adelante la estructuración de esta gran red, para que todos puedan tener un lugar de privilegio desde donde servir, apoyar y co-crear la nueva historia de la Humanidad. Ese gran relato que es obra de todos nosotros y que acaba con el pesimismo y se juramenta en el logro del sueño de nuestra Madre Tierra: que nos reconozcamos una sola y gran familia y que aprendamos a vivir en armonía con todos los seres visibles e invisibles.

C.A.S.A. Nómades

En esta red latinoamericana existe el «departamento» de los nómades por así decir. Luego de muchos meses de inactividad, hemos visto una congregación de más de 6 proyectos nómades.

 

 

 

 

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*