Identidad Cultural Paz

La fuerza de la Paz
acompañe nuestro intento, momento a momento.
Nuestra consciencia sea purificada por su reflejo
en cada pensamiento, palabra y acción.

La energía de la Paz
sea la herencia que dejamos en nuestro paso por el tiempo
señalando la amabilidad aprendida
al acompañarnos con atención despierta
y favorecernos con la profunda simpleza
que la Vida y su naturaleza
disponen para albergar nuestras presencias.

Que la medicina de la Paz
se haga corazón en cada Alma
para con ella restablecer nuestras relaciones
y enaltecer el Espíritu que nos ha convidado a tanto,
por el respeto y trascendencia a nuestro misterio común.

El juego de la Paz
anime nuestros pasos,
se celebre en nuestra danza
y legue el bienestar
desde donde se yergue nuestra realización,
individual y conjunta,
hacia lo Alto y Bello
del Sueño Humano.

El canto de la Paz
se escuche y reverbere en todo rincón,
devolviendo nuestra atención
hacia la disposición de hacernos aliados
de la trascendencia que nos ha traído entre las formas
para despertar sensibilidad y sentido
de común unión.

Sea la Paz
nuestro paisaje de convergencia
en honra a la oportunidad
de darnos cita con la posibilidad
de reconocer, de recordar,
las profundidades ofrecidas
para despertar nuestra Consciencia.

La Paz nos abre el portal de Libertad,
el poder de realización natural,
el orden de apertura
a lo que revela la esencia vital
en todo ser y su sensibilidad
en correspondencia con lo que al A·mor
es su capacidad de manifestar para Ser.

La Paz
celebrada por cada Alma y su fortaleza
es hoy la ofrenda para restituir,
a la Vida, nuestra fecunda participación.

∴ Paz, Amor y Realización a todos los Seres

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*