Política mundial.

Aristas de un movimiento global bajo el prisma del Observador del observador.

todos

Emerge un movimiento político global para restaurar la Paz en la Tierra.

Este sábado 12 de Diciembre, en plena luna nueva de Sagitario, se logran dos acuerdos que retratan la solidaridad y la expresión del despertar de la Humanidad.

Por una parte, la reunión de París, la COP21 sobre cambio climático y por la otra, en Santiago se refunda un partido político.

En la reunión plenaria de Presidentes de París, la Asamblea de Naciones Unidas logró un acuerdo.

El texto comienza de esta manera:

«Consciente de que el cambio climático representa una amenaza apremiante y con efectos potencialmente irreversibles para las sociedades humanas y el planeta y, por lo tanto, exige la cooperación más amplia posible de todos los países y su participación en una respuesta internacional efectiva y apropiada, con miras a acelerar la reducción de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero»…

El Panel de Cambio Climático que logró el premio nóbel de la Paz en virtud del informe que dio cuenta del problema, establecía también que la causa del calentamiento global encuentra un factor determinante en el modo de relacionarnos los seres humanos. La solución es por tanto la promoción de un nuevo modo de vida. El acuerdo se impregna bastante de estas ideas que nos invitan a poner nuestra atención en nuestras costumbres y a modificarlas, gradual y persistentemente. #todossomoscorresponsables 

En Chile

En sincronía, en la ciudad de Santiago nos reunimos a fundar la visión de un movimiento político que se llama TOD@S y que ya inició sus trámites ante el SERVEL para formalizarnos como partido.

Con metodologías lúdicas y participativas logramos determinar la siguiente visión común:

«Co-crear un sistema vivo, que de manera inclusiva y empática empodere ciudadanos líderes capaces de transformar nuestra sociedad mediante la confianza y la búsqueda de la felicidad para tod@s.»

Visión de TOD@S

En la previa, cada quien expresó sus sueños. En lo personal, me sentí muy cómodo reseñando que lo que motiva mi participación en este movimiento es «reconocernos como una sola familia, habitando una sola Tierra, en un solo tiempo. Que restauremos la paz sobre nuestro planeta y que todos alcancemos nuestra autorrealización.» Siento que esta es una época grande. No tenemos paradigma al cual aferrarnos. Hemos de apelar a la intuición y a la co-creación.

El modo de llevar adelante la reunión, con múltiples tecnologías que provienen desde el mundo de la innovación caracteriza a este grupo humano que entiende que el nombre del movimiento TOD@S requiere incluir cada punto de vista y que ello es posible en la medida que honremos la Inteligencia Colectiva.

También, múltiples momentos estuvieron dedicados a descubrir nuestras trayectorias. ¿Cómo llegó cada persona a comprometer tiempo y energías en la política en un momento de la historia en que esto parece ser simplemente un nido de aprovechadores y de personas sin ética? De este modo, supimos crear una atmósfera de entusiasmo y un clima de confianza.

Cada día, de un modo empoderado me determino a invitar a mis amistades, a mi familia y a mis compañeros y compañeras de jornada a explorar este movimiento. Es un partido político y es también un espacio libre, donde todo está por hacerse. Es una escuela. Es una asociación de personas donde se dialoga profundamente. Aquí calza el mindfullness, la permacultura, el camino rojo, la espiritualidad, el movimiento de transición, e inclusive el ideario de la Nación del Arco-Iris. Aquí también caben las alianzas con los movimientos de protección del territorio, con los movimientos que procuran el centrarnos en el Ser y que comprenden la magnitud de la transformación cultural de la que somos protagonistas.

 

La Política

Múltiples definiciones envuelven este concepto. Importan las personas y los procesos. Por mi parte, creo que las cosmovisiones indígenas son referencias trascendentes para enmendar el rumbo social. Un líder Q’ero, entrevistado en una cadena estadounidense y preguntado acerca del principal defecto que le encuentra a OCCIDENTE contestó que es una sociedad en la que no se asume el poder personal. Delegamos nuestra salud en el doctor, nuestra política en los Representantes y nuestro jardín en el jardinero, si es que hay cómo costearlo. Recuperar nuestra responsabilidad sobre nuestro destino, nuestra felicidad y nuestra paz es, por tanto y a la luz de este consejo, primordial. La política comienza en las personas y termina en las personas. La idea de Estado es totalmente secundaria en la política. Podemos prescindir del Estado si llegamos a un acuerdo de cómo relacionarnos.

Con lo anterior marco una posición al interior de este movimiento. Mi perspectiva es que el éxito de nuestra agrupación se encuentra determinado por la atención que podamos entregar a las relaciones humanas que podamos establecer en un grupo tan heterogéneo, y a la creatividad que podamos despertar para servir a nuestra sociedad en términos reales y no teóricos. La clave de nuestro tiempo es empoderarnos en nuestra capacidad de pacificarnos y de establecer relaciones de armonía con nuestro entorno.

El relato acerca de cómo somos los chilenos cambió. La corrupción vino a instalarse «en las posiciones de poder tradicional». Las autoridades de Gobierno responden a la visión de los financistas, por tanto, las grandes trasnacionales están determinando nuestro rumbo social con prescindencia de la opinión de las comunidades. La desconexión es brutal y la falta de sabiduría del discurso dominante es elocuente. El tejido social está descompuesto. El peligro, por tanto, es enorme y por ello la ecuación entrega auspiciosas posibilidades a este nuevo referente.

¿Cómo se trabaja en lo echado a perder?

  1. Apelando a la nobleza.
  2. Examinando nuestras decisiones con cautela, para ser eficientes, solidarios y disfrutar del viaje de la vida.
  3. Alzando la poesía hacia los cielos y cosechando semillas de Verdad.

Es ahora.

Juan Pablo Lazo Ureta

Fundador de Tod@s

Miembro del grupo Bienvenida y Convocatoria

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*