Transición a una cultura de Paz

Día Internacional de la Paz

Resumen de la ponencia de Juan Pablo Lazo en Congreso del Movimiento Internacional por la Bandera de la Paz.

Foto de Marcelo Dauros.

En el marco de la invitación hecha por los organizadores en Moscú del Primer Congreso del Movimiento Internacional por la afirmación del “Día Universal de la Cultura bajo la Bandera de la Paz” expongo mi perspectiva acerca de las vías para superar la cultura actual y construir juntos una cultura de paz. Me animo a reseñar la creciente difusión de la bandera de la paz en Chile y América y su importancia simbólica atendido el hecho de ser vinculante para los países americanos.

Doy cuenta que los principales difusores de esta bandera han sido los integrantes de la Red de Arte Planetario, vinculada al conocimiento de los Mayas acerca del Tiempo y sus cuentas, y que actualmente es una bandera que levantan diversos movimientos de paz.

Atendido que estamos en un momento de emergencia planetaria y que debemos reaprender a comportarnos para lograr una sociedad en armonía, hago saber la importancia de enfocarnos en la unidad y en el apoyo recíproco para conseguir el fin último al que aspiramos al levantar la bandera de la paz.

Mientras redacto este artículo oigo en las noticias acerca de un ataque en el metro de Moscú y siento que el Primer Congreso del Movimiento Internacional por la afirmación del “Día Universal de la Cultura bajo la Bandera de la Pazadquiere aún mayor sentido y trascendencia.

El tema principal es identificar las vías para superar el daño que ha hecho la cultura actual en la sociedad. Escribo desde Santiago de Chile, ciudad capital en la que el tema principal que condicionan los medios de comunicación masivos es la reconstrucción nacional tras el terremoto acaecido el 27 de febrero 2010.

La cultura es la suma de las creencias. El mundo actual observa a la Humanidad con un sistema de relaciones insostenible, gobernado por el sinsentido de comprender que el Tiempo es Dinero, cuando el Tiempo en verdad es el presente en el que podemos embellecer el mundo. Aún así, por vías tradicionales hemos heredado conocimientos de poder con los cuales es posible volver a fundar una sociedad iluminada en la Tierra y gracias a la era de la información ese conocimiento es accesible para todos.

Por una sociedad iluminada entiendo un mundo en el que las personas nos gobernemos sabiamente, diseñemos los espacios permitiendo que la Naturaleza exprese su belleza y en la que volvamos a darle el lugar que merece al mundo espiritual.

En un escenario conectado, en el que observamos juntos y al mismo tiempo los grandes desafíos que tenemos, el Congreso de Moscú adquiere total relevancia para el propósito de apoyarnos mutuamente.

Vamos a cooperar en crear vías para facilitar que una sociedad gobernada por la ignorancia transite hacia una sociedad de paz. Por lo pronto, entendemos que la bandera nos une y es una herramienta de extraordinario poder.

Los organizadores de este Congreso además han diseñado una estrategia que pide “afirmar el día internacional de la cultura bajo la bandera de la paz” el 15 de abril y solicitar a Estados y organismos internacionales que ratifiquen esta aspiración. Por mi parte y hablo en nombre de múltiples organizaciones en Chile, vemos con buenos ojos cualquier iniciativa que nos acerque a una sana convivencia y apoyamos.

La bandera de la Paz en Sudamérica y Chile.

Con estas palabras pretendo entregar luces acerca del movimiento que promueve la bandera de la paz en esta bioregión.

La bandera de la Paz que motiva el Congreso en Moscú es válido a la luz del derecho Internacional tanto en Chile como en las 22 naciones americanas que aprobaron el llamado Pacto Roerich en Washington el año 1935. También es cierto que ha sido olvidada por el establishment político dirigencial y que quienes la rescatan son principalmente activistas de la sociedad civil empoderada en imaginar un tiempo en paz.

Es una bandera que se hace presente cada vez con mayor frecuencia en manifestaciones de arte o pidiendo por un mundo mejor. A saber, en los Foros Sociales Mundiales que se han realizado en Porto Alegre y Caracas esta bandera ha sido difundida por múltiples movimientos. Estos Foros representan el mayor esfuerzo de la sociedad civil organizada mundial para visualizar “un mundo mejor”.

En Santiago de Chile, el año 2008 se realizó una bandera humana de la Paz frente al Palacio Presidencial como iniciativa gubernamental con el objeto de afirmar que la prioridad en el trabajo conjunto entre sociedad civil y el poder ejecutivo es la promoción de una cultura de paz. Esto, en el marco de las celebraciones de día internacional de la Paz. (Foto adjunta)

En Brasil son decenas de municipios los que han adoptado oficialmente esta bandera.

En Chile, el Instituto Chileno de Permacultura junto al nodo local de la Red de Arte Planetario, el Centro de Bicicultura, el movimiento arcoiris y diversas organizaciones y movimientos sociales buscan dar relevancia a la fecha del 15 de abril que corresponde, como sabemos, al aniversario del “Tratado sobre Protección de Instituciones Artísticas y Científicas y Monumentos Históricos”.

Un proceso de unidad y los símbolos.

En nuestro país, como en todo el planeta, los desafíos mayores que afrontamos requieren nuestra unidad. La cooperación es la consigna y para identificar este movimiento, la bandera de la paz resulta a mis ojos un símbolo extraordinario.

Es cierto, existen otros símbolos de la paz. El muy conocido del tiempo de los hippies, una bandera marca registrada del Gurú Maharishi, el símbolo Humanista de la Paz y la No Violencia y más, sin embargo, la bandera de la Paz del Pacto Roerich es un símbolo que une a otros símbolos. Une a toda América. Los países también son símbolos y representan a Naciones. (Excepción de Canadá que no era independiente a esa fecha). Resulta significativo que el Congreso por esta bandera de la Paz se haga en un país que no ha adoptado oficialmente la bandera como Rusia, puesto que desde sus inicios en los distintos foros internacionales de la época existió la intención de mundializar esta bandera que promueve la llegada del “día de la victoria de la Cultura” y por tanto, esta aspiración sigue vigente.

Asimismo, la historia del símbolo une diversas tradiciones culturales de distintas épocas de la Humanidad, ésa es la contribución del filósofo ruso Nikolai Roerich y de sus estudios sobre Historia del Arte.

Es por ello que me interesa comentar en estas líneas sobre la importancia del movimiento chileno que promueve esta bandera de la Paz. Une a artistas, pacifistas, activistas del movimiento espiritual, activistas del movimiento por un calendario de trece lunas y activistas de la ciencia de la permacultura y personas despiertas al despertar de conciencia colectivo que acontece.

Movimiento que promueve una cuenta del tiempo de 13 lunas.

Me parece justo reconocer en este movimiento, el liderazgo histórico en nuestro país en torno a la difusión de esta bandera.

Básicamente, este movimiento se agrupa en torno a la difusión del conocimiento del tiempo. Lo esencial que transmite es el recuerdo que el calendario oficial mundial actual deriva de la época del Imperio Romano. Este instrumento de medición del tiempo no nace para entender el tiempo, se confeccionó para colectar impuestos y llevar las cuentas imperiales en los libros llamados “calenda”. Lo anterior contrasta con múltiples calendarios de tribus de todo el planeta que siempre han llevado cuentas de trece lunas para comprender un año, es decir un giro de la Tierra alrededor del sol. Erradicar un falso instrumento del tiempo y volver a conectarnos con los ciclos de la Naturaleza es una clave esencial que nos ayuda a transitar hacia la época de paz.

Movimiento de permacultura.

Atendida la crisis ecológica dada por: el cambio climático y el “peak oil”[1], existe un movimiento creciente de personas que cree en una actitud proactiva y propositiva antes que en la protesta. Este movimiento se lidera, en mi opinión, desde las lógicas de la ciencia de la permacultura.

Esta ciencia señala que nuestro actuar debe observarse desde el entendimiento que todo está íntimamente conectado y que, por tanto, cada acción que hagamos tenemos que comprenderla desde alguna de estas siete dimensiones: la construcción de nuestros ambientes, herramientas y tecnologías, educación y cultura, bienestar físico y espiritual, economía y finanzas, tenencia de la tierra y gobierno comunitario y manejo de la Tierra y de la Naturaleza.

Esta es una ciencia que nos invita a crear resiliencia, esto es, a facilitar la expresión de la biodiversidad. Cuidar todas las formas de vida permite, justamente, cuidar a la propia raza humana. La resiliencia debe entenderse también en el aspecto emocional y nos enseña que el bien vivir se facilita con el cultivo de relaciones afectivas con nuestros cercanos y vecinos. De este modo, la permacultura nos abre la ventana a la importancia de la comunidad. Una clave de la Transición a una nueva era está en explorar las posibilidades de acción conjunta en el barrio, compartiendo información, recursos, alimentos y reforzando vínculos. El foco es reconocer el genio colectivo que aparece en las sociedades cooperativas, así podemos imaginar nuestra adaptación a la etapa de transformación acelerada que presenciamos.

Esta es la esencia del Movimiento de Transición que implica aplicar las éticas y los principios de la permacultura a la ciudad. Con ello, se invita a tomar conciencia y a actuar para transitar desde una sociedad dependiente de combustibles fósiles, hacia una sociedad resiliente. En Chile, además, estamos promoviendo explícitamente que la Transición sea enfocada como el paso hacia una sociedad de paz. Por ello, existe una gran simpatía por el uso de la bandera de la Paz en las iniciativas locales donde confluyen colectivos que conocen la permacultura.

Movimiento solidario.

El 27 de febrero del año 2010 un movimiento sísmico mayor se hizo sentir en estas tierras. Un mes después, todo el foco de atención principal de la Nación está volcado hacia la reconstrucción y seguramente este será el sello de los próximos años. Atendida la amplitud del fenómeno escojo pronunciarme desde la perspectiva positiva.

Todos cooperan desde sus ámbitos de acción: Gobierno, empresarios, la clase política y también desde distintas agrupaciones sociales, culturales y espirituales. Existe un proceso constante de organización para que el servicio sea efectivo. Es preciso levantar la moral y las casas de los damnificados. Este apoyo se entrega sobre la base de considerar que es un momento propicio para sembrar conocimientos y estrechar lazos con quienes desean de corazón aprovechar la oportunidad para reconstruir la Nación desde sus cimientos. Existe concordancia en visualizar allí donde está todo en el suelo, un lugar espléndido, abundante de aguas limpias y alimento saludable, en que las relaciones sean de armonía y cooperación. Asimismo, es mi aspiración que entendamos todos que nuestra verdadera Nación es la Patria Cósmica y que estamos todos unidos a nuestra única casa, la madre Tierra. “Chile” y “Rusia” son sólo ideas convencionales y nos traen la idea de límites y fronteras abstractas.

La bandera aún no es de conocimiento y uso masivos. Pero, es cierto, el movimiento que la adopta es cada vez mayor.

Movimiento de conocimientos ancestrales.

Atendido que disponemos de la información por la red virtual internet, es posible advertir que en América, los líderes de Naciones ancestrales anteriores a la llegada de los “conquistadores” se reúnen cada vez con mayor frecuencia. Oímos de los sabios de las distintas tradiciones americanas acerca de la trascendencia del momento actual de la Humanidad. Es bastante consensuado entre estos líderes que tenemos una verdadera oportunidad de transformarlo todo y también el consenso de estos sabios pasa porque “el hombre blanco” entienda la importancia de acercarnos masivamente al mundo espiritual.

Asimismo, es común que las conclusiones de estos encuentros tengan que ver con la prioridad que representa el cuidado del agua. Los grandes proyectos económicos, energéticos y de conflictos con las comunidades originarias tienen relación con la contaminación o cambio de curso de las aguas e incluso con el derecho a su utilización.

Me resulta necesario también reseñar que cobra fuerza en este continente el movimiento del arcoiris. El arco que une el cielo y la tierra y que fractaliza la luz en todo el espectro de colores nos recuerda nuestro destino común en las distintas profecías y relatos de sabios de tribus americanas. En un nivel práctico, el arcoiris da cuenta de un movimiento de convergencia sistemático de las distintas culturas originarias que se están viendo afectadas por la crisis planetaria y que convergen en que la salida es la creación de nuevos consensos acerca de cómo organizarnos. Hablo de un consenso que no espera a mañana, sino de un consenso que nace en nuestros corazones, ahora.

Me parece pertinente señalar que aquí tenemos conciencia que en virtud del proceso de “conquista y colonización” de España y Portugal, América del Sur y Centroamérica son el lugar de la Tierra más extenso donde se habla una sola lengua y ello es una característica a tomar en consideración. Asumimos esa realidad con entusiasmo. (El portugués es fácil de entender para un hispanoparlante.)

Grandes encuentros.

Por lo pronto, considero que en América este año 2010 vienen encuentros importantes, tanto de líderes de naciones de pueblos originarios, como de líderes mundiales.

El COP-16 México. Es el encuentro que reúne a los Presidentes de la Tierra para converger en soluciones al cambio climático que afecta a la Tierra. Es la cumbre post -Copenhague.  Desde ya, es sabido que los articuladores de la Aldea de Paz del Foro Social Mundial han asumido el compromiso de levantar una aldea de paz temporal bajo la bandera de la paz y de otras banderas de unidad, como la whipala, para influir acerca de los conocimientos con los cuales podemos transitar hacia la nueva era. Se realiza entre el 29 de Noviembre y el 10 de diciembre del año 2010.

Previamente el Gobierno de Evo Morales ha convocado a la cumbre mundial de los pueblos sobre el cambio climático y los derechos de la Madre Tierra  a realizarse entre el 19 y 22 de abril de 2010 en Cochabamba, Bolivia.

En Chile, por segundo año consecutivo se realiza el encuentro Raíces de la Tierra que el año 2009 logró congregar a más de una decena de líderes de naciones originarias de América. Encuentro que también se observó con la bandera como protagonista.

La bandera oficial de la paz de las naciones americanas estará sostenida por miembros de la sociedad civil en estos encuentros y aspiremos a que también lo hagan los Presidentes y Primeros Ministros.

Consideraciones finales.

Agradezco enormemente la posibilidad de dirigirme a un Congreso en Moscú, al otro lado de la Tierra con la herramienta virtual. Identifico un interés de cooperación en torno a objetivos mayores, como la conquista de la Paz e identifico que nos unimos en torno a la importancia que asignamos a esta bandera como vehículo que pueda producir sinergia planetaria.

Es por lo anterior que les deseo éxito. Estaré informándome de los sucesos para poder difundirlos y apoyar los consensos que surjan.

En mi perspectiva, las vías para la acción en las que se centra este Congreso Internacional han de facilitar las iniciativas globales, la acción cooperativa en red y especialmente han de darnos aliento en el trabajo local, en el propio cuerpo, en la casa y en nuestras comunidades. De todos modos, lo esencial es comprender que cada uno de nosotros debe ser coherente con sus propias convicciones acerca de cómo podemos contribuir a crear una cultura de paz.

Creo en tres ámbitos de trabajo. Mente, palabra y acción. La mente se trabaja con la meditación para que podamos adquirir control sobre ella y determinar nuestras voluntades. Respecto al trabajo de la palabra, en la cosmovisión del pueblo mapuche, originario de la tierra que llaman Chile, se invita a hablar positivamente, siempre. Es el modo en que los sabios nos enseñan a construir un mundo feliz.  La acción debe ser consecuente con la palabra y para ello es útil reaprender a relacionarnos con la Tierra, respetando a todos los seres vivos y a nuestros hermanos y hermanas. A este respecto valoro el vegetarianismo que nos enseña Gandhi. Somos una sola familia habitando este planeta azul. Todo lo anterior debemos trabajarlo desde un espíritu compasivo, es decir desde la capacidad de colocarnos en la situación del otro para no dañar a nadie.

Una interpretación que se asigna al maestro Roerich acerca del significado de los tres círculos de la bandera importa recordar que la cultura se conforma de la suma de ciencias, artes y espiritualidades. También, existe una jerarquía entre estos ámbitos de la cultura entregando a la dimensión espiritual un lugar primordial. Cultivando nuestras vidas en estas tres dimensiones construimos paz.

Estamos despertando nuestra conciencia acerca del momento que vivimos. Vivimos el tránsito de una era fantástica pero insostenible, hacia una era de paz. Es tal la magnitud de la transformación que me anima a invitar a todos a perseverar en conductas concientes y a celebrar en todo momento, los éxitos y los logros. La sabiduría está en cada célula de nuestros cuerpos porque la sabiduría es natural. El éxito es simple, basta recordar nuestra esencia bondadosa. En este proceso en que nos liberamos de la ignorancia y cooperamos sólo me resta concluir afirmando mi convicción en la Victoria y lo maravilloso que ello resulta para despertarse cada día a servir y cooperar.

Por todas nuestras relaciones,

Juan Pablo Lazo Ureta

Director

Centro de Permacultura

De la Bioregión del Aconcagua.

Embajador Universal de la Paz

juanpablo.lazo@gmail.com


[1] Peak oil se refiere al momento actual del petróleo. Estamos en el momento en que ha acabado el precio barato y la fácil extracción del crudo. Se observa que cada vez más será más costoso obtener un barril de petróleo y se tiene conciencia acerca del comienzo del fin de su agotamiento. El petróleo sustenta el modo actual de vida en la Tierra y por tanto, no será posible en un lapso breve de tiempo y los expertos indican que la solución es el cambio conductual.

Últimas entradas de Activista (ver todo)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*