Hacia la convergencia alternativa a la COP25

Esta es mi visión

Invocamos poesía,

Estamos con mucho entusiasmo para reunirnos tod@s porque se viene una nueva versión de Conferencia de las Partes entre países para encontrar acuerdos con los cuales solucionar la crisis climática. Es la COP25

Las perspectivas que rondan en las conversaciones que provoca la crisis climática permiten avizorar por delante o un colapso sufriente total o el «despertar» a una nueva realidad. Somos nosotros, en este escenario del año 2019 y nos toca meditarlo, decidir y actuar. La Aldea de Paz que se autoconvoca en paralelo a la COP25 reúne a quienes venimos desde convergencias que unen a diferentes linajes y tradiciones que honran los grandes relatos originarios.

La mirada global se vuelca hacia la sociedad civil de Santiago porque seremos los anfitriones de esta historia y podremos sumar nuestro corazón al gran cuento gran. Tenemos la posibilidad de extender una invitación. Lo hacemos. Invitamos a que con ocasión de este hito histórico en todas partes de la Tierra, en cada barrio, pueblo o lugar de trabajo nos autoconvoquemos a repensar y a meditar en un sueño mayor. Hagamos realidad el sueño más hermoso que podamos imaginar juntos. Convoquémonos a soñar y a visualizar lo máximo.

En Santiago haremos una Aldea de Paz y extendemos la invitación a todos los que resuenen con eso. Sean bienvenidos a vivir en paz. El llamado es a autoconvocarnos todas las personas de la Tierra para un buen vivir. El llamado es también para interactuar con los gobiernos y pedirles que cuidemos a nuestro planeta. Declaremos los Derechos de la Madre Tierra.

Que nuestra Aldea de Paz sea una puente entre todas las iniciativas que emergen: COP25; Foro; Cumbre de los pueblos; Sociedad Civil ante la Crisis Climática; Minga Indígena y más.

Contexto

El relato que heredamos y que se nos enseña en las salas de clase contempla la idea de progreso como motor de nuestro desarrollo, se nos invita a pensar en una línea en ascenso. Supone que nos situamos hoy en la cúspide evolutiva humana, con un sistema democrático y republicano que tiene en la declaración fundamental de los Derechos Humanos la consagración de la nobleza de nuestra especie.

Me hago parte de aquellos que creen que nos situamos en un momento totalmente opuesto al de una cúspide, nos encontramos en un momento de decadencia social total que se refleja en las prácticas humanas que han contaminado y alterado el clima de nuestro planeta, extinguido masivamente especies y que continúan replicando ignorancia, guerras e insatisfacción generalizada acerca del «estar vivos».

Si bien hemos llegado a este momento tras la degradación moral, también es cierto que se han configurado las circunstancias para el despertar masivo. Este instante corresponde a uno de expansión de la conciencia. Ya no es posible profundizar la crisis porque el colapso acerca su cara. En nuestra memoria existe otro gran momento de ampliación de conciencia y corresponde a la época en la que la Humanidad logró acercarse y «dominar» el fuego. De acuerdo a la cosmovisión china y creo que hace sentido para toda la Tierra hoy, el momento actual de ampliación de la conciencia se caracteriza por la comprensión y cuidado del elemento agua. El fuego tiene un movimiento que va hacia arriba y el movimiento del agua es hacia abajo. Fluir, cuidar aguas y relaciones, recuperar la memoria, limpiar, curar y sanar son verbos que nos ofrecen una Salida a la crisis hoy.

En la organización global hemos llegado a las «Naciones Unidas» que es la organización que está convocando a la conversación en diciembre. Impera el discurso del desarrollo como equivalente a crecimiento económico y veo que ese es un error, en la naturaleza no hay desarrollo o crecimiento ilimitado. Adhiero a comprender que nos enfoquemos en el Ser. Aquí y ahora, la Presencia Auténtica y el encuentro feliz, como siempre es.

Ha llegado la hora de vernos como un solo organismo donde cada quien tiene su llamado y su función. Nos pedimos el máximo respeto que nos sea posible para unificarnos, apoyarnos y sostenernos mutuamente de todas las maneras que nos podamos imaginar. Sumemos, todo cuenta. La Cumbre nos viene a recordar que somos una sola familia, y nos necesitamos. Juntos somos y proclamamos un mensaje de esperanza, decimos que hay otras formas de vivir. Podemos proteger y regenerar. Vamos a equilibrar la balanza, vamos a contar una nueva historia en la que la inteligencia obedece al Corazón y a su sabiduría que nos habla de interrelación, compasión y empatía.

La cumbre Conferencia de las Partes COP25 es la última conversación que se ofrecen los Gobiernos en la ONU antes que los Presidentes sean convocados a ratificar el Acuerdo de Paris. Una Conferencia de las Partes o COP es la instancia decisoria de la Convención de Naciones Unidas para el Cambio Climático. La COP de Santiago es parte de un proceso que comienza con el protocolo de Kyoto de 1997.

Creo posible decir que la Sincronía nos trae a los exponentes de la cosmovisión dominante, nos invita a tomar el protagonismo de la conversación en Santiago de Chile y en español. Creo que habitamos un tiempo donde son posibles las transformaciones que permiten salir de la crisis. Estas transformaciones son radicales, por tanto nos invitan a enfrentar la raiz de los problemas.

Naciones Unidas del Espíritu

El acuerdo indígena de las Naciones Unidas del Espíritu adoptado al cabo de cuatro años de ceremonia en una Kiva en Colombia, expone justamente una invitación a adoptar o considerar en los estilos de vida indígenas los modelos para orientar el cambio de nuestras conductas y aparte, nos invita a poner al centro El Ser y la convivencia en armonía con todos los seres visibles e invisibles.

¿Manual para vivir este tiempo?

No existe un manual para vivir este tiempo. Shambhala o Cammelot son buenas referencias. Shambhala nos habla sobre la posibilidad de elevar la vibración colectiva y habitar en un mundo saludable. Cammelot nos habla de los ciclos. Una sociedad entra en decadencia hasta que ocurren fenómenos que posibilitan comenzar a elevar las perspectivas, como la rueda de la fortuna cuando se llega a lo más bajo, luego lo único que queda es subir. Nuestro movimiento actual, sería obviamente salir desde lo más profundo del hoyo e ir hacia arriba.

Escribo como un activo participante de las conversaciones de la tribu chilena que sostiene la emergencia de un nuevo paradigma que sabe que estamos convocados a ofrecer el ejemplo y que es tal el desafío, que la humildad, el pedir permiso y perdón es gran ventaja para disfrutar el camino. Estamos viviendo el cambio y estamos recordando que siempre ha sido así, el néctar de la vida se encuentra en el presente.

La respuesta primordial a la crisis comienza con la pregunta esencial: ¿Quiénes somos? ¿Quién soy?

Somos Paz, decimos.

Luego de dejar establecido que la Salida a la crisis está en cada uno de nosotros, en su investigación acerca de nuestra verdadera naturaleza queda saber ¿Cómo obramos juntos en este momento para crear una obra de arte monumental que se recuerde por todas las generaciones? ¿Cómo logramos que todos podamos recordar que vivimos en el paraíso y que podemos reescribir la historia desde la tristeza hacia la belleza?

Propuesta

Crear un Espacio de  “Ceremonia Sagrada Diaria”, Renovando los votos.

(La Fórmula Sagrada, la primera Estrategia)

Nos autoconvocamos a lograr nuestra autorrealización, sabiendo que es el más alto servicio que podemos ofrecer al mundo.

PRESENTAR UN PROCESO CEREMONIAL a través del cual, cruzamos el límite de nuestro Viejo Mundo de ideas perniciosas, obsoletas y modos de operar insostenibles, hacia un compromiso consciente con nuestra Nueva Realidad. Nos invitamos a honrar nuestro proceso de despertar, creando un espacio sagrado intencional. Reunimos el coraje necesario para dar testimonio, así podemos alinear nuestra vida personal, hacer sacrificios y apoyarnos mutuamente.  Alineados así con el poder moral y espiritual, nosotros mismos con determinación y foco nos ofrecemos como recurso dedicado a trabajar por un mundo sustentable. Nuestras prácticas espirituales son el ancla recordatoria de nuestra decisión a despertar a otra realidad, así vamos encarnando la verdad de nuestra profunda interconexión .

El darnos cuenta, vivir esta verdad y ser nuestro propio sostén necesita meditación, oración y prácticas devocionales, formas colectivas que permitan espacios deliberados de “Ser”, presencia y escucha. Vamos a atender el anhelo olvidado del corazón que es la comunión con un algo inmaterial y atemporal. Sanemos esta Crisis Espiritual que nos tiene al borde de la extinción, regalémonos sabiduría intuitiva, guía y coraje juntos. “Juntos y no solos podemos doblar el curso de la historia” Thannisara.

DOTAR DE FUERZA AL GRAN RELATO. Somos todos nosotros juntos, ahora, los responsables de ofrecer una salida inmediata porque llegó el momento que tanto estábamos esperando como Humanidad y la cumbre de los pueblos es una oportunidad para mancomunar una visión que recuerde lo esencial. Toca poner la mirada en el gran dolor del mundo y no permitirnos escapar más, despertemos nuestra compasión como un motor que nos invite a la acción y luego, actuemos con el entendimiento correcto que nos habla de la radical interrelación entre todos los fenómenos.

HABITEMOS EN COMUNIDADES  y aceleremos los aprendizajes. Comencemos afirmando la voluntad. La oportunidad de hacerlo en Chile y el mundo ahora, depende de nosotros. ¡Vamos!

Tips ancestrales para incidir en Política

Para afirmar una visión más clara sobre aquello que debemos hacer juntos, creo que el secreto es milenario y la política, como decía Nagaryuna, puede enfocarse debidamente tan solamente en 3 asuntos: (1) Sanar; (2) Limpiar aguas y relaciones y (3) fomentar espacios para el autoconocimiento.

Organización local

  • Al primer llamado a participar de la cumbre de los pueblos, en Santiago, acudieron 60 organizaciones y entre ellas: CASA Chile y la Fundación Caravana por la Paz y la Restauración de la Madre Tierra. A la tercera reunión que se ha hecho en Mayo ya han acudido 150 organizaciones, entre grandes y pequeñas. Todo suma.
  • Al tercer llamado ya contábamos 150 organizaciones y sabemos de apoyos de organizaciones globales para que nos vaya bien.
  • Se está entregando importancia a la idea de actuar de modo unitario. Se habla de la COP y su espacio verde; de la Cumbre; de un Foro; de la Sociedad Civil ante la crisis climática; de la Aldea de la Paz, etcétera
  • Fuimos invitados por una iniciativa de Transición de Santiago a agruparnos y a organizar algún evento en conjunto.
  • Nos apoyará GEN, la red global de ecoaldeas que tiene experiencia en las COP.
  • Existe la invitación a solidarizar con la Minga Indígena COP25
  • Haremos una Aldea de Paz, tal y como se ha hecho en Porto Alegre con ocasión del Foro Social Mundial y en otras oportunidades, según cuenta Verónica Sacta integrante de la Caravana Arcoiris por la Paz.
  • Existe la iniciativa solidaria de convocar a quienes puedan albergar a activistas que vengan desde regiones o de otros países, para que tengan cobijo y ayudemos al tejido.
  • Existe por último, un consejo de visiones que nace y que también vislumbra el momento de la Cumbre de los Pueblos para entregar fuerzas a actitudes compasivas, alegres, amorosas y pacíficas.
  • Existe el compromiso de la Caravana por la Paz y la Restauración de la Madre Tierra para enlazar comunidades de centro, sur y norte de Chile, y ciudades cercanas como Mendoza, San Juan, San Luis, Salta en esta cumbre junto a polinizadores reunidos en Rari, con ocasión del consejo de visiones realizado en La Bella Ecoaldea.

El movimiento feminista

Coincide el momento histórico en virtud del cual emerge esta conversación principal para erradicar todas las guerras que se libran entre humanos y contra la Naturaleza, con la emergencia del movimiento feminista que promueve la importancia del cobijo, de la contención, la entrega, la paz, la presencia de la ternura y del equilibrio entre los principios femenino y masculino en nuestras vidas.

El primer afiche de la cumbre de los pueblos es una fantástica invitación a pensarnos de otro modo, en nuestro actuar.

Reconozco a la mujer que vive en mí y honro todo cuanto ofrecen la mujeres en mi camino.

Causa

La Paz y el buen vivir, la causa esencial.

Estrategias:

Honrar la bandera de la Paz.

Honrar los Derechos Humanos y reconocer y honrar el Derecho Humano a la Paz

Honrar los Derechos de la Naturaleza, los Derechos de la Madre Tierra y autoconvocarnos a la acción inmediata y cariñosa.

Honrar las Naciones Unidas del Espíritu.

Organizarnos y estudiar métodos para comunicarnos mejor y escucharnos profundamente, los unos a los otros.

Cambiar el calendario y usar una cuenta de tiempo natural.

Apoyarnos en la red global de ecoaldeas, en el movimiento mundial de Permacultura y Transición y en la red Panamericana y Global de Paz.

Sumarnos al rito con abuelos indígenas que ocurrirá con ocasión del eclipse de julio en Valle de Elqui.

Resumen

En la conciencia de la mirada que los activistas globales pondrán en Chile con ocasión de la COP25 redacto este documento como una contribución al dialogo en curso en la familia chilena y americana. Es mi interés co-diseñar y co-crear el relato para permitir nuestro viaje colectivo hacia una transformación de nuestras conductas, que sea a través de las herramientas más eficientes que existen: la prácticas que nos conectan al espíritu.

El cambio climático es un síntoma del cáncer que somos. Es tiempo de parar, frenar y terminar con las prácticas a la que nos invita la sociedad de crecimiento industrial. Es tiempos de centrarnos y de nutrir lo más valioso; la propia existencia.

 

Juan Pablo Lazo Ureta

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*